11 dic. 2010

UN BALÓN PREDESTINADO


Argentino, 22 años, hace regates imposibles, goles de PlayStation, gana partidos él solo, capaz de hacer una lesión en sus preciados tobillos un debate de estado. Todos pensaréis en el futbolista del momento, en el mejor jugador del mundo, en el último balón de oro: Lionel Messi.

Cierto es que es un crack, que merece los 10 próximos balones de oro, ya que será en esos 10 años el mejor jugador del mundo. Por suerte, y para que no sea tan aburrido y cansino, las reglas para obtener el balón de oro no dice que el ganador debe ser el mejor del mundo.

*Balón de Oro: Dícese del galardón que es concedido al mejor futbolista de año.

Año 2010, año de Mundial. En el último precedente, el balón de Oro en año de Mundial fue concedido al campeón italiano Fabio Cannavaro, con un excelente mundial con Italia y normal temporada con la Juve. Por tanto, por esa regla de tres, el balón debe ser concedido a un destacado del mundial, y el máximo destacado fue la selección española en sí, aparte de Forlán y Sneijder. El mejor jugador del mundo se la pegó, fue humillado y ridiculizado junto a Diego Mamando Maradona.

¿Merece el balón de Oro un jugador al que ni se le vio en el Mundial, y que hizo igual temporada que sus compañeros del Barcelona?
La respuesta es no, el balón de Oro del año 2010, lo debe tener un campeón del mundo, lo debe tener un español, lo deben tener los jugadores artífices del juego de la roja y los que nos han hecho más fácil ser los mejores.

Se lo den o no, el mejor jugador del año (con el permiso de los no-campeones del mundo Sneijder, Forlán y Messi) es y ha sido el señor Xavi Hernández, seguido muy cerca por Andrés Iniesta (solo por su gol ya adelanta a todos los demás).

No me entra en la cabeza que pase a la historia Cannavaro con un balón de oro (por hacer 5 partidos buenos) y Xavi no tenga uno. Es que es para ir a la revista que da el premio y escupir en la puerta.
Como Messi gane el galardón, mejor que no den otro hasta que se retire el argentino, porque se demostrará que lo gana el mejor del mundo, no el mejor del año. A no ser que convenga darle el baloncito al súper-mediático Messías.

Señor Xavi Hernández, usted no se preocupe, todos sabemos que eres el ganador de ese balón dorado, aunque tus propios paisanos catalanes hagan campaña por el Argentino, aunque eso ya es otro tema.