16 sept. 2010

CUANDO GANAN LOS CHICOS


Pasa muy poco, demasiado poco diría yo, pero cuando ocurre, el día cambia, ya sea para bien o para mal.
Son esos días que llegas a clase y esbozas una sonrisa que delata el hecho que rara vez se ve en un curso entero.
Son esos días que llegas al bar y comentas la actuación del arbitro, los errores defensivos, los cambios del míster….
Son esos días que llegas a casa y pones los deportes para volver a ver aquello que no te creías el día anterior.
Es el día en que gana un equipo que nadie pensaba que lo haría, ni el más optimista de sus aficionados.

Ese día fue el 11 de Septiembre de 2010, cuando un equipo diseñado para no descender y destinado a ser goleado en el estadio del mejor equipo del mundo y unos de los mejores de la historia, el FC Barcelona; gana merecidamente sorprendiendo a todo el fútbol español.
Ese equipo fue el Hércules CF, pero lo importante no es el nombre, sino el hecho, el hecho de que no siempre ocurra lo que por decreto debe ocurrir, de que un equipo pequeño plante cara y venza al grande.
Lo importante es que se demuestre que no siempre ganan los grandes, que en un partido se le puede ganar a cualquiera y en cualquier sitio, que el 0-2 del Camp Nou no sea noticia y se convierta en algo normal, que en un partido se puede ganar, empatar o perder y no solo ganar como parece que sucede con los poderosos.

Veremos si estos acontecimientos, hoy sorpresa, se conviertan mañana en normalidad y que haya muchos “Hércules” en la temporada, y no haya grandes y chiscos, solo equipos.

Y por último, que cuando vayamos a echar la quiniela dudemos el signo de la casilla que antes no dudábamos.

2 comentarios:

  1. Ya estás enlazado desde mi blog, gracias por los elogios, por cierto si eres del Real Madrid, escucha Vozmadridista, el programa más madridista de la red, lo podrás escuchar y descargar tanto en mi blog como en www.vozmadridista.com

    Un saludoo

    ResponderEliminar
  2. Fue un simple desliz, todo volverá a la normalidad, pero cada vez se vuelve más complicado mantener el ritmo ganador, cuestión de adaptación.

    ResponderEliminar