16 sept. 2010

CUANDO GANAN LOS CHICOS


Pasa muy poco, demasiado poco diría yo, pero cuando ocurre, el día cambia, ya sea para bien o para mal.
Son esos días que llegas a clase y esbozas una sonrisa que delata el hecho que rara vez se ve en un curso entero.
Son esos días que llegas al bar y comentas la actuación del arbitro, los errores defensivos, los cambios del míster….
Son esos días que llegas a casa y pones los deportes para volver a ver aquello que no te creías el día anterior.
Es el día en que gana un equipo que nadie pensaba que lo haría, ni el más optimista de sus aficionados.

Ese día fue el 11 de Septiembre de 2010, cuando un equipo diseñado para no descender y destinado a ser goleado en el estadio del mejor equipo del mundo y unos de los mejores de la historia, el FC Barcelona; gana merecidamente sorprendiendo a todo el fútbol español.
Ese equipo fue el Hércules CF, pero lo importante no es el nombre, sino el hecho, el hecho de que no siempre ocurra lo que por decreto debe ocurrir, de que un equipo pequeño plante cara y venza al grande.
Lo importante es que se demuestre que no siempre ganan los grandes, que en un partido se le puede ganar a cualquiera y en cualquier sitio, que el 0-2 del Camp Nou no sea noticia y se convierta en algo normal, que en un partido se puede ganar, empatar o perder y no solo ganar como parece que sucede con los poderosos.

Veremos si estos acontecimientos, hoy sorpresa, se conviertan mañana en normalidad y que haya muchos “Hércules” en la temporada, y no haya grandes y chiscos, solo equipos.

Y por último, que cuando vayamos a echar la quiniela dudemos el signo de la casilla que antes no dudábamos.

11 sept. 2010

COMO NIÑOS ARGENTINOS...


“Cuando era chico, jugando en el parque con los amigos a los chapas, siempre había un niño que ganaba, yo y mis demás amigos soñábamos en ser el mejor y nos entrenábamos para vencerle. Pero siempre caíamos ante el eterno ganador del barrio. Ganaba consecutivamente y nadie recordaba cuando fue la última vez que perdió. Todos los niños querían ganarle pero era inútil. La fama de este chaval no se quedaba solo en el barrio, si no que se extendía por la villa entera.
Hasta que un día llegó un tímido niño, nadie pensaba que lo que ocurriría aquella tarde iba a ser histórico, el niño tímido ganó al súper-campeón con tan facilidad que los que presenciaron aquello no podían creerlo. Al día siguiente todo el barrio hablaba del nuevo campeón, los niños se entrenaban duro para vencerle.
Al cabo de unas semanas le pregunté a un chaval que practicaba en el parque, si tenía noticias o si sabía dónde estaba el antiguo campeón, y me respondió sorprendido, que quién era el antiguo campeón, que él solo conocía al actual.
Mi interés crecía e iba preguntando por el barrio lo mismo, y la respuesta era la misma entre todos los jóvenes.
El antiguo y mayor campeón de las chapas de la historia del barrio había sido olvidado, había caído al ostracismo por la victoria de un chaval que tuvo un día de suerte.”

Pues así es la vida, como la de un niño, en Argentina. Sus periódicos ya lo decían al día siguiente de ganar y golear al campeón del mundo,España.
Un titular decía: “Que España devuelva la copa”
El país Argentino vivió el amistoso como si de una final se tratase, llenaron el campo, la presa entusiasmada semanas antes del partido ante la campeona del mundo, programas especiales…
El partido tomó el nombre de “la final que no fue”.
Tal fue la alegría por la goleada a los campeones, que parecían que habían ganado el mundial, atacando duramente a los perdedores españoles y presumiendo de golear a unos campeones de risa.
Y yo me pregunto ¿Tan mal está el fútbol Argentino, para que la victoria en una amistoso paralice el país?, ¿Tan niños son, que piensan que al ganar a los actuales campeones, les convierten en campeón?, ¿Quizás quieren actacarnos, para debilitar el buen ambiente y la paz que hay en la mejor selección del planeta?

Argentinos, enhorabuena por la victoria y pensad que solo fue un amistoso, haber si lo hacéis igual de bien contra Chile, Colombia en partidos oficiales que son los que valen.
Y por último, ¿si hubiera estado Maradona, hubiera sacado la copa ganada en 1978 en ese mismo estadio y dar un paseo de gloria por Buenos Aires? Es una duda que siempre tendré.